Siempre he pensado que una serie o película destaca sobre las demás en cuanto sus personajes secundarios son capaces de ofrecernos una ristra de alternativas loables y que, a pesar de su pequeño papel, consiguen que jamás olvidemos sus aportaciones. Pienso lo mismo de los festivales. ¿De qué me sirve pagar un riñón por ver...