Un día cualquiera, de lluvia, como los que suceden últimamente, estaba sentada en el sofá de siempre. En mi sofá, el de mi casa. Estábamos conversando varios, escuchando música. De repente, boom, una fea edición, de estas viejas ediciones del País, de un libro cualquiera calló sobre mi cabeza. Sin previo aviso. El libro tenía una...