El tipo entra en clase y empieza a contarnos bazofias sobre un programa de radio por entregas que quiere hacer. Capítulos de cuarenta y cinco minutos, una auténtica porquería. Todos le siguen el juego, luego intentan darle la razón, aunque pobremente, claro. Le tienen miedo. Alguno le dice que la idea es una tontería....