“Antes de subirte al barco, la gente te dice que vas a morir”. Con este optimista mensaje, tanto Yusra Mardini como su hermana Sara terminaban de decidirse a subir a aquel ruinoso bote fijado en una playa perdida en la costa oeste de Turquía. A lo lejos, olvidadas en la lejanía e imposibles de ver...