Logan/Lobezno/Wolverine (Hugh Jackman)

La última entrega de X-Men aprovecha la clasificación R para despedir al Lobezno de Hugh Jackman por todo lo alto. Libre de spoilers

En esta última película de la trilogía en solitario no se escatima en nada. Buena historia, buena dirección y buenas actuaciones, no se desperdicia ni una palabra malsonante ni una gota de sangre de las permitidas. Violenta, cruda y más realista que las otras entregas, Fox nos ofrece un adiós a la altura de uno de los personajes favoritos del público.

Professor X/ Charles Xavier (Patrick Stewart)

En un futuro no muy lejano que busca eludir los tintes demasiado ficticios que tienen las demás películas de la saga (teniendo en cuenta que seguimos hablando de X-Men), nos encontramos con un Logan envejecido, cansado y desmejorado y con un nonagenario Charles Xavier que ya no es lo que fue en antaño. Los mutantes se encuentran casi extintos y la aparición de nuevos hace a los protagonistas plantearse un cambio de rumbo y una salida de su exilio como protectores.

Una de las cosas que destacan de Logan es que la presencia de mutantes es escasa, acudiendo solo a los estrictamente necesarios para llevar el peso de la trama. Este final para el personaje de James Howlett (o James Logan) tal y como lo hemos conocido hasta ahora, está dirigido tanto a los fans de la saga, quienes disfrutarán enormemente durante todo el film y además consideraran que hace justicia al personaje, como al público general que no es aficionado a los superhéroes.

Laura/X-23 (Dafne Keen) y Logan (Hugh Jackman)

Dafne Keen ofrece una interpretación increíble para su edad, especialmente destacando que no habla en casi toda la película, Patrick Stewart está brillante como siempre. Sorprende gratamente Stephen Merchant en el papel de Caliban con una interpretación pausada y comedida. El actor australiano favorito de Hollywood, Hugh Jackman, es muy consciente de que esta es su despedida definitiva al personaje que le dio la fama y la dedicación que imprime en su trabajo es más que evidente, dejando una actuación espectacular.

Dejando de lado toda la espectacularidad CGI y de mayor ficción que podemos encontrar en films pertenecientes al mismo género, Logan es una historia cruenta, violenta, dura y a la vez increíblemente humana, presentando situaciones que pretenden, sin caer en lo melodramático, tocar la fibra sensible del espectador.

Un último adiós que en definitiva rebasará las expectativas de todo el mundo y que no desmerece al retrato tan bueno que siempre nos ha brindado Hugh Jackman, sino que lo eleva a su máximo exponente a un nivel que ninguna de las otras entregas de saga mutante ha conseguido.

P.D: esta crítica está completamente libre de spoilers de la trama para poder disfrutar aún más de la película, manteniendo todas las sorpresas.