SPUD (Ewen Bremner), RENTON (Ewan McGregor),  SICK BOY (Jonny Lee Miller), BEGBIE (Robert Carlyle)

I choose not to choose, I choose something else. And the reasons? Who need reasons when you got Trainspotting 2

Han vuelto. Mark –Rent Boy– Renton (Ewan McGregor), Simon –Sick Boy– Williamson (Jonny Lee Miller), Francis –Franco– Begbie (Robert Carlyle) y Danny –Spud– Murphy (Ewen Bremmer) vuelven a nuestras vidas tras 20 años sin saber nada de ellos en una historia completamente diferente a la de la novela secuela de Trainspotting (Porno, 2002) pero que mantiene la esencia y la construcción que nos regaló la primera entrega cinematográfica.

Increíblemente nostálgica, visualmente adictiva (muy en la línea de la primera) y bien construida, T2 atrapa a los fans y conocedores del universo creado por Irvine Welsh y los obliga a reencontrarse con aquellos personajes que de una forma u otra se hicieron un hueco en su vida.

Mark Renton (Ewan McGregor) and Begbie (Robert Carlyle) in toilets at nightclub

Veinte años es mucho tiempo y sin embargo, parece que aunque todos han evolucionado, siguen estancados en el mismo camino que su propia personalidad les marcó. Ya no son los jóvenes que eran antes pero siguen sufriendo el peso de lo que vivieron y se enfrentan al hecho de que siguen siendo unos perdedores.

La emoción de ver de nuevo a los personajes aumenta con el inicio de la película, que los presenta uno a uno para descubrirnos que siguen siendo lo que eran. Unas escenas así hacen que el corazón de cualquier fan se acelere, si bien es cierto que al principio (post-presentación) cuesta meterse de lleno en la película. Este punto queda rápidamente solucionado con una narrativa brillante que nos va poco a poco arrastrando a un mundo de recuerdos que nos unen una vez más a los personajes eternos que conocimos en Trainspotting.

Simon (Jonny Lee Miller), Mark Renton (Ewan McGregor) and Spud (Ewen Bremner) in the great outdoors

Las rencillas, la amistad, el cariño, la traición, la competitividad y los viejos rencores no se olvidan y hacen a los personajes pasearse como turistas en su propio pasado con la vuelta de Mark Renton a Edimburgo tras haber desaparecido dejando a sus amigos en la estacada.

Los viejos demonios se unen a los nuevos que trae la edad, la experiencia y el estar hastiado por los golpes de la vida. A veces es difícil huir de aquello que se lleva arraigado en el alma y a veces es, sin más, imposible dejarlo ir.

Si peca de algo la película, es de oportunidades perdidas para mostrar comportamientos, redención y algún que otro punto interesante que presentaba la novela, aunque de haberlo hecho, la historia construida chirriaría.

Danny Boyle

Trainspotting 2 no es perfecta, pero es todo lo que los conocedores y admiradores podían pedir. Cabe destacar que no es recomendada para aquellos que desconozcan lo que representa la primera o que no sean afines al estilo de Danny Boyle.

Una oda a las amistades, ya sean tóxicas, imperfectas, de perdedores o puras. Una oda a la nostalgia romántica de que todo tiempo pasado fue mejor aunque estuviese lleno de mierda y una crítica a la sociedad actual aunque centrándose más en lo humano y huyendo de lo político. Choose Life sigue teniendo un tono deprimente, sarcástico, ácido y cínico, ahora actualizado y que nos deja reminiscencias de todo lo que pudo ser y no fue.

Con un final y un punto de conflicto tenso e increíblemente orquestado, y con unas actuaciones y una dirección, que junto con el guión, desprenden un cariño increíble hacía la obra que en su momento marcó un antes y un después tanto generacional como en las vidas de los actores y del propio Danny Boyle, esta película se presenta innegablemente obligada para los fans de la primera entrega.

 

Simon (Jonny Lee Miller) and Mark Renton (Ewan McGregor)

 

Todas las imágenes cuentan con el Copyright de Sony Pictures Entertainment