null

Mañana día 11 de noviembre se estrena No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, la nueva comedia romántica española, basada en la novela del mismo nombre que tuvo una gran popularidad en el país tras tu publicación.

El cine español cada vez aporta más obras de calidad, dirigidas al gran público y que sorprenden a la crítica y a la gente de a pie. Estas películas serias, thrillers y comedias que nos tocan de cerca han ido haciéndose un hueco en taquilla gracias a la perdida de miedo a crear nuevos estilos antes poco explorados en la cinematografía española.

No Culpes al Karma es una adaptación fiel al bestseller de Laura Norton que convierte una novela ligera en una comedia romántica redonda que nada tiene que envidiar a las grandes representantes de este género como la trilogía de Bridget Jones.

null

Divertida, liviana y con grandes dosis de originalidad dentro de lo que el género puede abarcar, y destacando a una Verónica Echegui increíble que parece llevar toda la vida interpretando el papel de chica loser con un aura adorable, esa protagonista tan típica en este tipo de películas.

Sin perderse en lo acaramelado que suele presuponerse de una comedia romántica, si No culpes al Karma peca de algo es de un aire hipster necesario que describe perfectamente el lugar donde se desarrolla la historia, el barrio de Malasaña, pero que a veces puede percibirse artificial con respecto a la narrativa.

La novedad que la historia aporta es la falta de necesidad a la hora de acudir a los tópicos de siempre que empiezan a estar sobreexplotados en la actualidad del panorama cómico español, sin duda un punto importante que puede ayudar a triunfar fuera del país y alcanzar un público más internacional como ya ocurrió con otras historias como Promoción Fantasma.

null

No todas las películas necesitan ser profundas, que te hagan pensar o de trama compleja para atrapar y fascinar al espectador, y sin duda esta consigue hacerte desconectar por un rato y reírte de tonterías que dejarán una sensación agradable y una sonrisa en la cara.

El conjunto de la trama, las actuaciones y el estilo perfilan una película redonda que se hace disfrutable y accesible para todos aquellos que deseen pasar un buen rato, con chistes que generan risas por igual a cualquiera que decida ir a verla.