George Martin fue mucho más que un mero productor. Fue un visionario, un tipo que cogió a una buena banda de pop y los convirtió en lo que ahora son considerados The Beatles. Durante 8 años Martin produjo 12 de los 13 discos canon de los Beatles y todos sus singles, además de grandes éxitos para Gerry and the Peacemakers, la carrera en solitario de Paul McCartney o Elton John. Con esas credenciales uno no necesita presentación, pero lo cierto es que la figura de George Martin va mucho más allá de ser el mero productor de los Beatles.

George Martin, al igual que Brian Wilson, Phil Spector o Brian Eno, fue un productor que supo trascender la mera esencia de ser el árbitro en el estudio: su relación e implicación en los asuntos de los Beatles era tal que compuso las bandas sonoras de sus películas, arregló y retocó expresamente varios de sus grandes éxitos por sus propia iniciativa y se convirtió en la fuerza que mediaba el enorme talento musical de los cuatro de Liverpool.

Ahora que George Martin se ha ido nos queda preguntarnos si, aparte de Nigel Godrich y Radiohead, queda algún productor que tenga una relación tan estrecha y democrática con un grupo actual. En una época en la que la figura del productor está prácticamente ligada al de creador de canciones para varios artistas, es necesario rememorar la figura de gente como George Martin, que supo ser una parte activa de la que es probablemente la mejor banda de la historia, y convertirse, de facto, en un Beatle más. Por eso he preparado una pequeña lista con los que para mí son los mejores trabajos de George Martin con los de Liverpool.

YouTube Preview Image

Eleanor Rigbycomposición de Paul McCartney, es una de las mejores canciones de los Beatles, y no sería lo mismo sin los extraordinarios arreglos de cuerda de Martin. George supo unir la melancólica letra de McCartney con unos violines que encajaban perfectamente con la atmósfera del tema.

YouTube Preview Image

Pero sin duda, la gran obra maestra de George Martin con los Beatles es Strawberry Fields Forever. George Martin, asistido por Geoff Emerick, logró crear una canción de dos tomas inconexas e incompletas que un frustrado John Lennon le había dejado. El resultado habla por si sólo: Strawberry Fields Forever es uno de los puntos álgidos de la psicodelia.

YouTube Preview Image

A Paul McCartney no le convencía Yesterday y su versión solo de guitarra acústica y voz, así que le pidió a George Martin que le ayudase con la canción. George no se limitó a meterle unos acompañamientos de cuerda, sino que integró los arreglos dentro de la propia canción: hoy en día es impensable pensar en Yesterday sin tener en cuenta la genial combinación de violines, guitarra y voz.

YouTube Preview Image

En realidad todo, TODO el Sgt. Peppers tiene una producción sacada del Olimpo, pero lo de A Day in the Life es otro nivel. El crescendo de las cuerdas y la manera en la que las dos secciones están conectadas es una maravilla, y Martin se implicó fuertemente en la construcción de una de las canciones más complejas e interesantes del catálogo de los Fab Four.

YouTube Preview Image

In My Life, como ya dije en mi artículo sobre Rubber Soul, no es sólo una de las mejores y más personales canciones de Lennon: también es un prodigio de Martin, sobre todo el interludio de piano, que añadió por su propia cuenta para darle una belleza a un tema donde supo contrastar el ambiente sombrio con la luminosidad del piano acelerado.

YouTube Preview Image

En Paperback Writer los Beatles querían contestar directamente a Sloop John B de los Beach Boys, y por ello George Martin decidió que las armonías vocales debían ser algo totalmente nuevo, algo por encima de lo que los Wilson y compañía habían creado. Por ello en Paperback Writer vimos mezclados los primeros ecos de psicodelia más dura con unos juegos vocales que se alternaban en varios tonos y formas, como luego Brian Wilson haría tan bien en Good Vibrations.