Rajoy se ha ‘tirado’ 40 días para decidir que no se presentará a la primera sesión de investidura, aunque no descarta intentar formar gobierno después y sigue abogando por un gran pacto a tres encabezado por el PP. Es decir, que quiere ser presidente en, al menos, una tercera votación de investidura, en el caso de que no invistan a Sánchez en las dos primeras (la tercera votación podría celebrarse hasta dos meses después de la primera).

Imaginémonos que la primera sesión de investidura es mañana día 14 de febrero. Entonces, en caso de que Sánchez no consiguiera los apoyos suficientes, Mariano Rajoy sometería su candidatura a votación, posiblemente en una fecha cercana al 14 de abril. Es decir 59 días después de hoy, que sumados a los 55 días que han pasado desde las elecciones, son 114 días. En este precario ejemplo que expongo, Rajoy podría ser presidente del gobierno de España más de tres meses y medio después de las elecciones.

Rajoy con el rey Felipe VI durante la segunda ronda de consultas (20 Minutos)

Rajoy con el rey Felipe VI durante la segunda ronda de consultas (20 Minutos)

Pongamos que no tener gobierno es malo para la economía, pongamos que la necesidad principal de este país es la certidumbre. Pongamos que cada minuto que pasa, las herramientas, en materia económica, con las que nos ha dotado el Partido Popular en esta legislatura se oxidan, y esos brotes verdes que ya asomaban se aplastan y se entierran en sal como consecuencia de la falta de un nuevo ejecutivo.

Suponiendo todo esto, ¿a qué ‘cojones’ está jugando Rajoy? Ahora dice que “venga, que el PSOE no maree la perdiz, que tiene que celebrar ya la ceremonia de investidura. Ya de ya”. Porque si no se celebra ya, es que, en palabras de Mariano, “Sánchez lo estará retrasando indefinidamente”.

Mariano, el PSOE lleva 10 días sin parar de reunirse. Lo ha hecho ya con representantes de empresas, de la cultura, de la ciencia y también con el resto de partidos políticos. No para de anunciar que va a cumplir con los objetivos que le marca Bruselas. Se reúne incluso con ustedes a pesar de no tenerles en cuenta para formar gobierno. Además también dice que quiere consultar con sus bases el acuerdo final al que lleguen, para que sean sus propios afiliados los que avalen las negociaciones. Eso también es tiempo.

No es que crea yo personalmente en un gobierno socialista, sobre todo en las condiciones parlamentarias en las que nos encontramos, pero me parece que lo que están intentando hacer es formar un gobierno estable, creíble, fuerte, que cumpla con su programa y que además también pase por el aro de la Unión Europea. Todo en tan solo 10 días, Mariano. Que son, de momento, 30 días menos de los que habéis usado vosotros para no conseguir resultados.

El PSOE ya ha anunciado que la sesión de investidura será en la primera o segunda semana de marzo. Es decir, como mucho, transcurrido un mes después de que el Rey les mandase formar gobierno.

rajoy-sanchez-no-dan-la-mano-reunion-corta-fria

Momento en que Rajoy deja colgado a Sánchez,  cuando el segundo le quiere dar la mano antes de la reunión entre los dos de ayer viernes en el Congreso (El Confidencial)

Intentar conformar pactos con el resto de partidos y sectores de la sociedad, cumplir con Europa y llamar a 190.00 afiliados a consulta, son los pilares para un gobierno estable, siempre que hablemos dentro de un marco de economía de mercado y subordinación a la UE claro está. Y plantar estos pilares, Mariano, lleva tiempo. Que usted mire ahora el reloj, tan solo me hace pensar que el Partido Popular nunca quiso ni la certidumbre ni el progreso de nuestro país, simplemente perpetuar su poder cuatro años más. Por lo que si ahora usted me quisiera dar la mano a mí, como ya hizo con mucha gente en campaña, yo también le dejaría colgado como usted ayer a Sánchez.