13135_452322201599533_4882695762632476691_n


Titubeé aquella noche, pensando en

nuestra creación en pura

creatividad. Me vibraba el cuerpo al

escribirte, mientras miraba

vacía la botella de vino infestada

de restos de hachís.

El estómago se me encogía

arrítmico,

como escurriendo la sensación

de impaciencia,

que descendía, nerviosa,

y llegaba húmeda a mis

labios.

Arranqué mis manos incrédulas

del calor embriagador de la

desesperación,

y acompasada en tu respiración,

las allegué a la fuente del negro

aromático

(que cambió a eléctrico)

mientras tu boca, en puro frenesí,

agujereaba cada poro, cada

terminación nerviosa

mi cuerpo se contorsionaba en sí mismo,

[Searqueaba]

en pura belleza, en armonía con la psicosis,

otra vez húmeda,

otra vez caliente

Y emanaba, sin control, el negro eléctrico.

Ilustración de Alba Losada