El festival Cineuropa, que se celebra cada mes de noviembre en Santiago de Compostela desde hace veintinueve años, proyectó este año el documental Frankenstein-04155 dirigido por Aitor Rei, que trata de esclacer junto al resto de su equipo el accidente que tuvo lugar en julio de 2013. Un tren Talgo S-730, poco antes de llegar a la estación compostelana, descarrilaba en la curva de A Gandeira, en la parroquia de Angrois. En el accidente fallecieron ochenta personas y ciento cuarenta resultaron heridas.

Cartel del documental en el festival Cineuropa

Días antes del estreno del documental se habían vendido todas las entradas. El 18 de noviembre, recién llegados de Bruselas, el director Aitor Rei, miembros del equipo de Boneta Lareta- la productora con la que trabaja Rei- y de la Plataforma de Víctimas del Accidente Alvia 04155 acudieron al Teatro Principal para presentar y comentar su proyecto. Un proyecto que fue financiado por casi 1500 mecenas en la plataforma Verkami y que recaudó más de 50000 euros. Los espectadores que consiguieron entradas para el estreno siguieron en pantalla, durante una hora y media, los pasos dados por Rei y su equipo para recoger toda la información posible acerca del momento del accidente, de las posibles causas del mismo y de los eventos que se sucedieron tras el 24 de julio.

El documental comienza minutos después de que el Talgo S-730 con destino Ferrol descarrilase cuatro kilómetros antes de llegar a Santiago. En la curva de A Gandeira, un punto por el que los trenes deben obligatoriamente reducir la velocidad, el Talgo, a muchos más de los 80 km/h que exige el tramo, uno de los vagones se sale de la vía arrastrando tras él al resto del convoy. Partes del tren comienzan a arder. El maquinista se pone en contacto con el puesto de mando de Renfe y, angustiado, alerta de la situación al mismo tiempo que protesta acerca de la falta de señalización de una curva de cuya peligrosidad se había llamado la atención con anterioridad.

Víctimas y familiares de las mismas exponen a lo largo del documental su impotencia y frustración, acumuladas tras meses de protestas, manifestaciones, juicios, ante lo que consideran un ejemplo de impunidad de los altos cargos administrativos de las empresas de transporte Renfe y Adif, así como del Ministerio de Fomento del que dependen, a los que consideran culpables del accidente. Las dos partes enfrentadas, víctimas y administración, lo hacen en condiciones extremadamente desiguales. El observador contempla, por una parte, como el aparato estatal pone en marcha todos sus mecanismos para defender, no sólo a los máxismos responsables de infraestructuras del estado español, el ex-ministro José “Pepiño” Blanco y su sucesora Ana Pastor, sino también a varios cargos de Adif y de Renfe, conocedores y en parte responsables de las condiciones bajo las que circulaban los Talgos que cubrían el servicio Alvia Madrid-Chamartín-Ferrol. En el lado contrario se sitúan las víctimas, sus familiares y amigos, del accidente. Ciudadanos y ciudadanas que a medida que descubren la larga cadena de fallos, errores y manipulaciones que ayudan a contextualizar el siniestro y a explicar las raíces del accidente no pueden sino indignarse ante tal impunidad.

Los noventa minutos de análisis cuenta con la intervención de un ingeniero en Telecomunicaciones, un ex-directivo de Renfe, más otros expertos que analizan la construcción de la línea de alta velocidad por la que circulaba el Talgo ese 24 de julio. Intervienen miembros de la Plataforma de Víctimas y se añaden numerosos vídeos de archivo de dirigentes del PSOE y PP (que se negaron a participar en la realización del documental) , testimonios y pruebas que en conjunto muestran las numerosas caras y componentes de un accidente que se resumió, desgracidamente, en la culpabilización de un único culpable: el maquinista.

Manifestación de la Asociación de Víctimas del Alvia en CompostelaLa Plataforma de Víctimas del accidente continúa, a día de hoy, exigiendo la creación de una comisión independiente de investigación que revise de nuevo los desencadenantes del accidente. Jesús Dominguez, presidente de la Plataforma, manifestaba el día de la proyección de Frankestein-04155 en Compostela su esperanza de que el documental ayudase a la ciudadanía a comprender mejor lo ocurrido. Rei destacó que el que Olivier Onidi, miembro de la dirección general de transporte de la Comisión Europea, y Michael Cramer, presidente de la Comisión de Transportes y Turismo del Parlamento Europeo, hayan mostrado interés por el documental es una buena señal. Ambos pidieron al equipo una copia del vídeo tras recibirlos en Bruselas, el día 17 de noviembre. Michael Cramer es uno de los principales impulsores de priorizar la red de alta velocidad ferroviaria ante las conexiones de media distancia en los países europeos. Durante el viaje a Bruselas miembros de Boneca Lareta y de la Plataforma de Víctimas tuvieron la ocasión de reunirse con José ”Pepiño”Blanco, el que fue ministro de Fomento durante la inauguración de la línea de Alta Velocidad  que conecta Madrid con Ferrol. Aquel había sido el gran proyecto de Blanco, que se retiró de la cartera que ocupó durante el mandato de José Luís Rodríguez Zapatero tras la inauguración del tramo Ourense-Santiago de Compostela de ese trayecto. Días después de la reunión ”Pepiño” Blanco declararía públicamente que desconocía el estado de los mecanismos de seguridad de la línea cuando aprobó su puesta en marcha.

Los comentarios del público tras la proyección mostraban la indignación generalizada. Uno de ellos además fue significativo. Carlos López es un operador de grúa que participó el 24 de julio en el rescate de las víctimas del accidente de A Gandeira. Él fue el encargado de levantar con los vagones y la locomotora para despejar la zona. López explicó al público de la sala ”y lo repetiría ante quien hiciese falta” que él mismo había comprobado a través de la pluma de la grúa que el peso de dos vagones del tren Talgo S-730 excedían el peso permitido para circular establecido por la normativa europea. Fue uno de esos vagones el que se salió de la vía, haciendo descarrilar el tren.

Un tren cuya circulación no debería haber sido permitida. Un tramo peligroso mal señalizado. Un maquinista que circula rapidamente para cumplir con los horarios y evitar que Renfe tenga que indemnizar a sus pasajeros por un retraso en la hora de llegada. Un tramo en el que los sistemas de seguridad que deberían haber regulado la velocidad del vehículo habían sido desconectados. Todo ello denuncia Frankenstein-04155. Además de la negación de todos estos hechos por parte de responsables políticos y administrativos.

Durante el debate que siguió a la proyección Rei admitió que él y su equipo habían tenido problemas con la distribución del documental. Rei explicó, a modo de anécdota, que cuando envió una solicitud para su proyección en la red de salas públicas de cine de Galicia, Cinemas de Galicia, recibió un email en el que se le contestaba: ”Ya lo iremos viento”. El director insistió, ante lo cual se le explicó en otro email que el circuito no aceptaba el documental ya que Cinemas de Galicia solo proyectaba obras creadas por productoras gallegas. Rei admitió ante el público su sorpresa: ¿Nosotros qué somos? ¿De Cuenca?

Afortunadamente no piensan así las salas que han decidido proyectar, este mes de diciembre, Frankenstein-04155 en distintos puntos del estado español. Tampoco el público de Santiago de Compostela, que despidió la película con uno de los aplausos más largos que , como comentaban los organizadores, se recuerda en la historia del festival y que le otorgaron una puntuación de 9,53 sobre 10. La máxima obtenida en un festival que, este año, ha ofrecido al público la proyección de 302 películas diferentes.

Frankenstein-054155 ha sido nominada a nueve categorías de los Premios Goya.

Nominaciones a las categorías de los premios Goya de Frankenstein-04155