‘’Hoy Galicia es más luminosa al convertirse en la primera comunidad del Norte de España en disponer de Alta Velocidad’’ José ‘’Pepiño’’ Blanco (diputado en el Parlamento Europeo por España, ex-ministro de Fomento.

El trayecto

En el año 2011 Galicia ‘’estrenaba su línea de alta velocidad’’ en un clima político de transición. Los estudios para la puesta en marcha de esta conexión que la unirían con Madrid, en una línea de alta velocidad habían comenzado ya en el año 2000. El ministro de Fomento Pepiño Blanco, que ocupó esa cartera bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, dio vía verde al comienzo de la circulación de los trenes Alvia en el tramo Ourense-Santiago de Compostela. Los planes originales para aquel trayecto inaugurado por Blanco habían sido modificados a marchas forzadas meses antes de que éste dejase el puesto. Poco tiempo después de la inauguración comenzaba el mandato de Mariano Rajoy y la cartera de Fomento pasaba a manos de Ana Pastor, que prometió continuar la construcción de los tramos restantes. Blanco podía respirar tranquilo: él había llevado la alta velocidad a su tierra y un asiento en el Parlamento Europeo lo esperaba.

Pepiño Blanco en el traspaso de cartera a Ana Pastor-//ABC

Los sistemas de seguridad ferroviarios

Los informes de Adif acerca del tramo Ourense-Santiago de Compostela revelan que los casi ocho kilómetros de vía que preceden a la llegada a Compostela carecían del sistema RTMS. Un decisión que se llevó a cabo sin analizar las consecuencias que podía tener en la seguridad en el recorrido.  El sistema RTMS, que sí cubría el resto de la vía y cuyo coste asciende a 162,9 millones de euros, fue desconectado por ADIF en 2012. Este sistema controla mediante balizas en la vía la trayectoria y velocidad del tren, advirtiendo al maquinista para que frene o aminore. En caso de no hacerlo el RTMS frena automáticamente.

El tren

‘’Frankenstein era el nombre por el que se le conocía en el ámbito ferroviario’’

Alvia modelo S730

Podría llamársele también ”chapuza”, o ”aborto técnico”, calificativos que recibió el Alvia S-730, el modelo de tren que recorría los casi 90 kilómetros que separan Ourense de Compostela. La novela de Shelley inspiró el mote de un tren que, como se explica en el documental, nace a partir de otro anterior, el Alvia S-130. El ex-ministro de Fomento, en el año 2011, declaraba en su inauguración (min 13): ‘’otra de las decisiones que impulsé, también, al llegar al Ministerio es la de desarrollar el desarrollo de un nuevo tren. (…) Trenes como el S-730, del que nos hemos bajado hace un momento y que pueden circular por trazado de alta velocidad, o por trazado convencional, por la línea electrificada o sin electrificar’’. A este tren se le calificó de híbrido. Era el broche final a la planificación del trazado ferroviario ideado por Blanco.

El ex-ministro lo describió como ‘’material móvil pionero en Europa’’, un tren cuya principal ventaja, como la de su predecesor estribaba en su ligereza. Una ligereza que desapareció después de las modificaciones que se llevaron a cabo antes de su puesta en marcha. Unas modificaciones que incluían la sustitución de dos vagones de pasajeros por dos furgones generadores, y cuya homologación se realizó en un trámite plagado de irregularidades.

Juicios y responsabilidades

‘’La tenía en verde y me despisté, tenía que pasar a 80 y pasé a 190, o algo así .Yo ya les dije a los de seguridad que eso era peligroso’’. Francisco José Garzón Amo, maquinista del tren Alvia S-730 que descarriló en Angrois el 24 de julio de 2013. Los medios de comunicación informaban del fallecimiento de ochenta pasajeros. Más de ciento treinta personas resultaron heridas.

Los juicios que siguieron al accidente del Alvia S-730 a lo largo de dos años concluyeron con la sentencia del actual responsable del caso, que sucedió al juez que lo inició Luis Aláez, Andrés Lago. Aláez imputó en su momento a varios cargos de RENFE y ADIF, al considerar que las negligencias que se sucedieron a lo largo de la instalación de las vías de, así como de la puesta en marcha del trayecto de alta velocidad Ourense-Santiago de Compostela, eran su responsabilidad. Después de que el fiscal recurriera a las imputaciones de Aláez la Audiencia de A Coruña concluyó que a pesar de que sí existían deficiencias en la seguridad éstas no incumplían ninguna normativa. Dos de los tres peritos que analizaron el accidente fueron designados por la Xunta de Galicia. Se demostró que uno de los informes era resultado de un plagio. El tercer peritaje, realizado por el ingeniero de Telecomunicaciones Cesar Mariñas, fue desestimado. Andrés Lago, que retomó el caso, imputó y declaró único culpable del accidente al maquinista quien, al no aminorar la velocidad en el momento de tomar la curva de Angrois, provocó el descarrilamiento del tren.

Asociación Plataforma Víctimas Alvia- 04155: ”Queremos verdad y justicia”

Protestas de la Asociación de Víctimas el 24 de julio de 2014 ante el Gaiás-//La Voz de Galicia

Son los supervivientes del accidente de Angrois y sus familiares los quellevan luchando dos años porque se abra una comisión de investigación independiente. Denuncian que, desde el ministerio de Fomento presidido por Ana Pastor, se les ha negado. Incluso ante las recientes acusaciones de Pepiño Blanco acerca de las responsabilidades del gobierno popular en el accidente la ministra se ha limitado a declarar que continuará apoyando a las víctimas. Así lo hizo también el actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que en el primer aniversario del accidente del Alvia decidió entregar las Medallas de Galicia a los que llamó ‘’héroes del Alvia’’. En una ceremonia celebrada en el Gaiás el día 24 de julio de 2014 Feijóo homenajeó a unas víctimas que, mientras los políticos entraban en el espacio reservado a la entrega de condecoraciones, protestaban en el exterior del Gaiás vigilados estrechamente por la policía. Numerosos miembros de la plataforma habían manifestado su rechazo ante la entrega de medallas. En la actualidad, veintiocho meses después del accidente, los miembros de la Plataforma continúan reivindicado la actuación de una comisión de investigación independiente.

.