El cine, la gran pantalla, el séptimo arte. Siempre que acudes al cine, ya sea después del trabajo o al final del día, te invade una sensación de alegría, de emoción intensa. Esperas la proyección del largometraje con ansia porque has leído las críticas y te parecen buenas, porque tu actor favorito trabaja  en la película o por la simple razón de que te gusta estar arropado por un espectáculo de luz, colores y sonido tan envolventes que consigues evadirte de la realidad durante un par de horas. Pero si además de todo esto sales contento de la sala y alabando al proyecto y a su creador, te marchas aún más feliz . Y la verdad es que Perdida, del director estadounidense David Fincher, es uno de esos grandes proyectos para emocionarse.

El californiano, de 42 años, siempre ha tenido las ideas muy claras a la hora de empezar un rodaje. El club de la lucha, Seven, Zodiac o la aclamada serie de HBO House of Cards son sólo algunos ejemplos de la enorme trayectoria que lleva consigo. Esta vez, junto con Ben Affleck y una soberbia Rosamund Pike, parece que Fincher ha conseguido reinventarse otra vez más. Y ya van unas cuantas.

Perdida (o Gone Girl en su título original) es una obra inspirada en un libro del mismo nombre escrito por la novelista americana Gillian Flynn, y cuenta la historia de un hombre que busca a su mujer, desaparecida de forma repentina y misteriosa. Qué simple parece todo, ¿verdad? Al menos eso es lo que deja entrever el trailer, cuya duración-casi tres minutos- ha sido criticada de forma contundente, ya que parecía desvelarnos toda la trama. Pero, ¿nadie se ha parado a pensar que quizá era eso lo que buscaba Fincher? ¿Confundir al público? Pues bien, que el tráiler de la película no os enoje por su excesiva extensión, ya que no nos cuenta ni la primera media hora de la misma. La película, de unas dos horas y media de duración, explora en profundidad  las relaciones amorosas a largo plazo, y el sentimiento de una persona que se encuentra en el ojo del huracán de la opinión pública al ser acusado del asesinato de su mujer. Inocente o culpable, la película no toca techo ahí, ni mucho menos. Pero el resto lo debéis descubrir vosotros.

download

Entre  los factores que hacen de Perdida una excelente película se encuentra la banda sonora. La música es de fabricación propia, no de artistas variados, y en ocasiones parece estar descolocada con respecto al tipo de escena que estamos viendo, lo  que nos crea aún más tensión de la debida. ¿Casualidad? No lo creo. Además, tanto Ben Affleck (Argo, Pearl Harbour) como Neil Patrick Harris ( Cómo conocí a vuestra madre) hacen un muy buen papel – a pesar de las numerosas críticas que recibió y sigue recibiendo Affleck por sus  interpretaciones- pero la verdadera estrella de este reparto es sin duda Rosamund Pike (Orgullo y Prejuicio) que pone sobre la mesa una actuación, quién sabe, quizás de Oscar. Ella misma reconocía que conseguir el rol de Amy Elliot Dunne había sido literalmente una de sus experiencias profesionales más felices en su carrera y que Fincher le había ayudado mucho. Todo esto unido además a unos personajes secundarios muy metidos en su papel y a una acertada alternancia entre momentos frenéticos y más pausados forma una combinación explosiva que promete acabar entre el top 10 de películas estrenadas este año. La propia escritora alabó el gran trabajo del director para lograr que los personajes, la trama y los distintos escenarios se mezclasen a la perfección.

Por último, la película ha recibido numerosas críticas tanto positivas como menos favorables. Los medios británicos y americanos la han llegado a catalogar como “Obra maestra”, incluso dividiendo a los espectadores entre los que han visto “Gone Girl” y los que no. Otros han decidido ser más cautelosos, acusando al director de que la cantidad de giros en la trama acaba por saturar al espectador. Sea como sea, una película calificada como obra maestra por algunos o como todo lo contrario por otros, potencia la capacidad decisoria del espectador para posicionarse a favor o en contra, ya que siempre es este quien tiene la última palabra. Aunque de todos modos, “Perdida” no te la puedes perder.